PROBLEMAS DE UN MAL CEPILLADO Y POR QUÉ ES IMPORTANTE ACUDIR A CLÍNICAS DENTALES EN LEÓN

PROBLEMAS DE UN MAL CEPILLADO Y POR QUÉ ES IMPORTANTE ACUDIR A CLÍNICAS DENTALES EN LEÓN

Desde temprana edad, las personas escuchamos continuamente cuán importante es tener una buena higiene salud bucal y en específico cepillarse los dientes tres veces al día. Es en casa y en la escuela donde se recibe por primera vez información sobre la salud bucal, y durante toda nuestra vida estamos expuestos a campañas en medios de comunicación que buscan promover los buenos hábitos de higiene y la visita a especialistas en clínicas dentales en León al menos una vez al año para una revisión general. Sin embargo, es bastante común que no atendamos este tipo de recomendaciones, y a raíz de esto nos enfrentemos a una serie de problemas de salud que además de ocasionar daños en la estética de los dientes, provocan malestares como dolor, inflamación, mal aliento, sangrado e incluso pueden dificultar otros procesos como el de nutrición y la comunicación.

Para que ustedes cuenten con mayor información sobre las consecuencias de tener una pobre o mala higiene bucal, en esta ocasión les hablaremos de los principales daños que se presentan en los dientes y encías por no cepillarse los dientes o hacerlo con una técnica incorrecta.

Para comenzar, conviene que identifiquemos que en la boca se pueden encontrar bacterias que resultan esenciales para conservar la fisiología normal de la boca, las que habitan en una proporción superior a las bacterias patógenas, es decir, aquellas que ocasionan problemas de salud. El equilibrio entre estas poblaciones de bacterias es de gran importancia, pero si existe algún desbalance se desencadenan problemas como caries, gingivitis o la enfermedad periodontal.

Es precisamente para lograr mantener un adecuado balance entre los microorganismos de la cavidad oral que es necesario adoptar una serie de medidas de higiene entre las que se incluye cepillar los dientes al menos dos veces al día, utilizar hilo dental, enjuague bucal y seguir una dieta adecuada para reducir la acumulación de placa bacteriana. Ahora bien, estas medidas deben ser muy específicas y realizarse bajo determinadas condiciones para que resulten realmente efectivas y respondan a condiciones como las características de los dientes, la sensibilidad de las encías y si existe algún padecimiento o tendencia a presentar problemas de salud bucal. Es por esta razón que la primera recomendación de salud bucal que se da es acudir a clínicas dentales en León, para que un profesional pueda auxiliar en la elección de las herramientas adecuadas para realizar la limpieza e indique la técnica adecuada para llevarla a cabo.

Es bastante común que las personas que llegan a presentar problemas de salud bucal al llegar a la clínica argumenten que no entienden la razón por la que se desarrolló la infección o enfermedad, si se cepillan los dientes todos los días. Esto se debe a que son muchos los factores que influyen en el desarrollo de este tipo de problemas, y el dentista se encargará de identificar las posibles causas, pero lo más común es que, a pesar de que la persona afectada se cepille los dientes con regularidad, no esté utilizando la técnica correcta y por tanto, a pesar de sus esfuerzos, el equilibrio entre las bacterias necesarias y patógenas de su boca ha sido alterado y las causantes de enfermedades e infecciones han dominado. Además, cabe mencionar que algunos hábitos como fumar o consumir en exceso alimentos o bebidas con altos contenidos de azúcar, muy ácidos o bebidas gasificadas pueden incrementar los riesgos de ocasionar problemas por la acumulación de bacterias y debilitamiento del esmalte dental, al igual que no utilizar la pasta dental adecuada, o no cepillarse la lengua o la parte interna de las mejillas, donde también se acumulan las bacterias.

El problema más comúnmente ocasionado por una mala higiene bucal, que como acabamos de mencionar, no tiene que ver siempre con la ausencia de hábitos de higiene, sino con técnicas incorrectas de uso del cepillo o hilo dental o una mala elección de los mismos; es la caries. La caries es una enfermedad que afecta a los dientes, y es ocasionada por la placa dental compuesta por gérmenes, que al ser muy ácida desmineraliza los tejidos dentales.

Este problema comienza en la capa más externa del diente, el esmalte, y si no es atendido oportunamente, puede penetrar hasta llegar a los nervios, lo que ocasiona un dolor intenso y el desarrollo de abscesos, llegando incluso a ocasionar la muerte de la pulpa del diente, y representar la pérdida de la pieza dental. Los malos hábitos de higiene bucal afectan también la salud de las encías, y es la gingivitis otra de las complicaciones más frecuentes, motivo por el que las personas deciden acudir a consultar a un dentista. La gingivitis es provocada por la acumulación de placa, y produce la inflamación de las encías, su sensibilidad, sangrado y mal aliento. El tratamiento de la gingivitis es de suma importancia para evitar que el problema se desarrolle y derive en periodontitis, una infección grave que afecta hasta la mandíbula, y puede ocasionar que las piezas dentales se aflojen y caigan.

El cuarto problema más común asociado con la falta de correctos hábitos de higiene bucal es la halitosis, es decir, el mal aliento. Este es un problema que afecta más frecuentemente a los adultos, y es ocasionado por la acumulación de placa en general. El mal aliento suele empeorar cuando además se ha desarrollado caries, y por supuesto, por la gingivitis y la infección de las encías, así como por hábitos como el consumo de tabaco. La falta de uso dental, no cepillarse correctamente la lengua ni la parte interna de las mejillas son los errores que la mayoría de las personas cometen, razón por la que padecen de mal aliento, que no es más que el resultado de la descomposición de las partículas de los alimentos que se alojan en la boca.

Para reducir las probabilidades de desarrollar los problemas que acabamos de describir, es fundamental tener una correcta técnica de cepillado, elegir un cepillo de dientes adecuado al tamaño y forma de la boca y dientes, usar hilo dental y finalizar la limpieza con el uso de un enjuague bucal que ayude a eliminar las bacterias atrapadas en las superficies que no se pueden alcanzar ni con el cepillo ni con el hilo. Además, limitar el consumo de tabaco, azúcar, bebidas gasificadas y ácidas puede ser de mucha ayuda, aunque no se debe olvidar que son muchos los factores que pueden ocasionar estas enfermedades y problemas, incluso llegan a estar asociados con un factor genético, por lo que guardar buenos hábitos de higiene bucal es sólo una medida preventiva, pero no definitiva para reducir las probabilidades de desarrollar caries, gingivitis y tener mal aliento.

Si desean mayor información sobre higiene bucal, o una revisión para conocer la salud de su boca, los invitamos a ponerse en contacto con nosotros para agendar una cita en nuestras clínicas dentales en León, en Neo Dental con gusto los atenderemos.

Enviar Mensaje
¡Envíanos un mensaje!
Hola! Envíanos un mensaje y te responderemos a la brevedad posible.