¿CÓMO LA TECNOLOGÍA CAMBIARÁ A LA ODONTOLOGÍA?

¿CÓMO LA TECNOLOGÍA CAMBIARÁ A LA ODONTOLOGÍA?

No cabe duda de que los avances médicos y científicos han impactado positivamente a los dentistas en León y en todo el mundo, con novedades en el sector, que además de brindar mejores diagnósticos, han permitido implementar tratamientos más veloces e indoloros.

Imaginen la siguiente escena: despiertan en medio de la noche con un dolor dental, así que se dirigen al baño, escanean sus dientes con un aparato especial y las imágenes se cargan automáticamente en la nube, las cuales son analizadas por inteligencia artificial. Las exploraciones y los análisis preliminares se transmiten a su dentista, quien luego les envía un mensaje de texto para programar una cita. Más tarde, el dentista elimina la caries captada en su diente con un láser, luego se realiza una ecografía tridimensional del diente problemático y se transmiten los escaneos a dos dispositivos separados. Uno mezcla instantáneamente una restauración “biológicamente activa” con células madre para reconstruir la dentina del diente. Una segunda máquina, una impresora 3-D, fabrica una tapa para el diente, en la cual su dentista aparece sin la necesidad de ajustes porque la producción se ha vuelto muy precisa. Estos procedimientos que en el pasado requirieron visitas múltiples se completan en poco más de una hora. ¿Suena como una escena de Star Trek, verdad? En realidad, es un vistazo al futuro de la odontología.

En esta ocasión les diremos qué le depara a esta rama en el futuro, así que continúen leyendo si quieren descubrir más al respecto. No olviden contactarnos si necesitan el respaldo de los mejores dentistas en León y de las tecnologías odontológicas más avanzadas.

La revolución digital que está transformando todos los aspectos de nuestro mundo también está impactando en la odontología en múltiples formas: desde el mantenimiento de registros electrónicos y análisis de datos hasta nuevas herramientas de diagnóstico, nuevos métodos de prevención y revolucionarias opciones de tratamiento. Los expertos dicen que la innovación tecnológica en última instancia mejorará y ampliará el acceso a la atención dental, y optimizará los tiempos, haciendo que una sonrisa saludable sea más asequible. A medida que los investigadores obtienen más información digital de alta calidad, el potencial para un diagnóstico y tratamiento más preciso continúa creciendo. En un futuro cercano, los médicos y dentistas adaptarán cada vez más el tratamiento a su genética personal, tomando decisiones que reflejen lo que ha demostrado ser más efectivo para su genoma y su fisiología particular.

Una parte importante de esta revolución es el desarrollo continuo de herramientas de diagnóstico que pueden analizar la condición física con una precisión cada vez mayor, esto incluye imágenes digitales avanzadas, como un sistema disponible actualmente llamado Canary. Durante un escaneo de tres segundos, un dispositivo del tamaño de un cepillo de dientes eléctrico emite luz láser roja pulsante que puede detectar grietas y caries que son demasiado pequeñas para aparecer en una radiografía. Otro dispositivo, el “S-Ray”, mapea ultrasonicamente dientes y encías en 3-D para encontrar caries y enfermedades.

Los láseres ahora se utilizan tanto en el diagnóstico como en el tratamiento; los dentistas están usando “láseres de tejido blando” para las cirugías menores de las encías, pero en el futuro pueden trasladarse estos procedimientos a las computadoras. Los “láseres de tejido duro” podrían, en última instancia, reemplazar las rutinas dentales de alta velocidad, eliminando las caries con la ayuda de pequeños espejos controlados digitalmente.

Otros avances están creando “biomateriales” para el rellenado de las cavidades. Por ejemplo, un proyecto conjunto entre Harvard y la Universidad de Nottingham ha creado un biomaterial sintético que esencialmente podría permitir que una cavidad se cure por sí misma, un desarrollo con el potencial de reducir en gran medida el deterioro dental.

La detección temprana del cáncer oral, una de las formas más mortales de cáncer, también será posible. El dispositivo “VELscope” usa luces azules de estilo CSI para detectar cambios en el tejido que no se pueden ver a simple vista, lo que resalta los problemas potenciales que pueden requerir una biopsia. Una perspectiva más futurista podría incluir nanobots. Algunas de estas máquinas microscópicas pueden restaurar o enderezar los dientes, administrar anestesia durante la cirugía oral, diagnosticar diabetes entre otras enfermedades o tratar el cáncer oral. Sin embargo la investigación en nanotecnología es compleja, y estos desarrollos aún requieren de tiempo.

Incluso con estos avances, aún es necesario reemplazar los dientes con una tapa, una corona o un puente. La tecnología actual usa diseños y fabricaciones asistidos para fresar dientes de un escaneado 3-D; la impresión en 3-D es la siguiente fase, por ello hay un frenesí de investigación para perfeccionar esta técnica. Algunos, como un grupo de la Universidad de Groninga en los Países Bajos, están trabajando con recetas que podrían agregar productos químicos que combaten las caries a los dientes impresos tridimensionales.

Otros tipos de “bioimpresión” también están en desarrollo. Por ejemplo, un equipo de la Universidad Wake Forest en Carolina del Norte ha impreso partes del cuerpo humano de una mezcla de células vivas y gel que se coloca en capas para construir tejidos humanos vivos. Con éxito construyeron un hueso de la mandíbula, y aunque el uso en pacientes está a años de distancia, tal innovación podría beneficiar a quienes desarrollan cánceres orales en el futuro.

Una gran cantidad de innovaciones de atención dental se centran en la prevención. Asimismo, actualmente se están diseñando cepillos de dientes con todo tipo de artilugios: cámaras y tecnología de rastreo de ubicación que muestran las partes de la boca donde falta cepillar; un temporizador que realiza un seguimiento de cuánto tiempo se cepilla que se sincroniza con aplicaciones que mantienen entretenidos a los usuarios;  sensores de presión que advierten si se están cepillando demasiado, etcétera.

Otros innovadores están intentando crear sensores que pueden detectar diversas enfermedades de la saliva o el tejido de la boca, controlar la frecuencia cardíaca, detectar los niveles de alcohol en la sangre o detectar el mal aliento. Seguramente estos avances estarán disponibles para los dentistas en León de Neo Dental en un futuro cercano. Mientras eso ocurre, los invitamos a que acudan con especialistas que operen con la tecnología más avanzada en la actualidad.

Esperamos que esta publicación les haya gustado, no olviden ponerse al contacto con nosotros si necesitan el respaldo de los mejores dentistas en León.

Enviar Mensaje
¡Envíanos un mensaje!
Hola! Envíanos un mensaje y te responderemos a la brevedad posible.