CÓMO ALENTAR A TUS HIJOS A VISITAR DENTISTAS EN LEÓN

CÓMO ALENTAR A TUS HIJOS A VISITAR DENTISTAS EN LEÓN

CÓMO ALENTAR A TUS HIJOS A VISITAR DENTISTAS EN LEÓN

Hay dos tipos de adolescentes y niños cuando se trata de obtener aparatos o soluciones dentales. El primero está cansado de tener los dientes torcidos y está entusiasmado de comenzar su tratamiento. El segundo no quiere nada de ello. ¿Cómo alentar a tu hijo, el rebelde, para que visite dentistas en León? A continuación te lo decimos.

A este segundo tipo de adolescentes no les importa que tengan los dientes torcidos o que se hagan más daño o que sus dientes sean más fáciles de mantener limpios. Solo les preocupa cómo los frenillos los harán ver y la posibilidad de ser objeto de burlas por tener aparatos dentales. No importa qué tipo de adolescente tengas, aquí hay algunos consejos para ayudarte a lidiar con sus braquetes y tratamientos:

  1. Sé paciente con un niño menos obediente. Una gran parte de cómo los tratamientos como los frenos metálicos son efectivos tiene que ver con cuán obediente es el niño durante el tratamiento. Si un niño tiene dificultades para cumplir con su tratamiento, tú como padre debes dirigirlo. Eso generalmente significa ejercitar mucha paciencia con este chico. Si realmente estás teniendo problemas para que un niño se adhiera a la dieta adecuada y el programa de limpieza, siempre puedes discutir el problema con alguno de nuestros dentistas en León.
  2. La educación es la clave. Si no tenías aparatos dentales cuando eras un niño, entonces quizás no sepas cuán incómodo puede ser o cuán difícil puede ser manejarlo. Si vas a ayudar a tu adolescente o niño, entonces probablemente quieras investigar los aparatos dentales, lo que hacen y los métodos de limpieza adecuados.

Hay algunas herramientas y consejos que pueden ser extremadamente útiles para ayudar a que los niños se limpien la boca, como los cepillos plegables especiales. Saber por lo que está pasando la boca de tu hijo puede marcar una gran diferencia cuando intentas ayudarlo a mantener la boca limpia y seguir una dieta adecuada.

  1. Sé solidario. Obviamente ya estás apoyando. Este consejo está más relacionado con el sabotaje a veces inconsciente que los padres le hacen a sus hijos. Estas cosas pueden incluir comprar y mantener dulces duros o masticables dentro de la casa. Comprar palomitas de maíz para una película, ofrecer chicle a tu hijo, preparar almuerzos que incluyan alimentos que se supone que no debe comer y cosas por el estilo entran en esta categoría. Ser adolescente y tener aparatos dentales es bastante difícil sin tener que decir constantemente que no a lo que la familia está comiendo y haciendo.
  2. Fomentar los buenos hábitos.

Si tu hijo tiene dificultades para acordarse de hacer sus enjuagues con agua preparada, puedes ayudarlo a recordar preparando el enjuague y colocándolo frente a él. Pequeños estímulos como este pueden tener un gran impacto en la eficacia del tratamiento y la salud de la boca de tu hijo. Si lo ves comenzando a comer o haciendo algo que se supone que no debe hacer, no tienes que sacárselo de las manos, pero decir algo siempre es una buena idea.

  1. Cuida la hora de las comidas con los aparatos dentales.

Una de las partes más difíciles de tener aparatos dentales es no poder comer lo que sus amigos o familia están comiendo. Si bien no puedes controlar lo que come cuando está lejos de casa, puedes controlar lo que entra en esa boca mientras está bajo tu techo. Hacer comidas y almuerzos que sean blandos y masticables puede ser una excelente manera de mantener las comidas amigas. Esto es especialmente importante justo después de que haya recibido sus braquetes o haya tenido un ajuste, cuando sus dientes y encías estarán especialmente doloridos.

  1. Evita la crisis.

Morder algo crujiente puede ayudar a aliviar el dolor y la presión en los dientes y las mandíbulas, pero puede ser muy malo para los aparatos dentales. Los alimentos crujientes significan alimentos duros, y los alimentos duros pueden doblar el cable, dañar un soporte o incluso soltar un soporte. Si deseas ayudar a tu adolescente a evitar tener que hacer una cita de emergencia en nuestro consultorio, querrás evitar las comidas crujientes tanto como sea posible. Además, la crisis puede ser satisfactoria a corto plazo, pero en realidad puede hacer que los dientes se vuelvan más dolorosos a largo plazo.

7. Darles algo frío para comer o beber.

No solo el frío ayudará a calmar cualquier inflamación que el adolescente pueda experimentar en su boca, sino que puede prevenir el dolor y la incomodidad. Darle algo frío para comer o beber puede ser una excelente manera de calmar el dolor que pueda sentir. Helado, yogur frío, sopas frías y agua fría son excelentes opciones durante este tiempo. Sólo recuerda a tu hijo asegurarse de cepillarse bien los dientes después de comer algo azucarado.

8. Asegúrate de que sienta que puede expresar su dolor y su incomodidad.

Lo peor de tener aparatos dentales a veces es sentir que tienes que sufrir en silencio. Si tu hijo está siendo arañado o pinchado por los corchetes o el cable, eso es algo que queremos saber, pero probablemente nunca lo averigüemos si tu hijo no tiene la certeza de que nos puede decir que su boca duele. Asegúrate de que sepa que está bien decirte que le duelen los dientes, las encías o las mejillas.

9. Discute las expectativas.

Cuando un adolescente o niño se pone los frenos, saber que debe usarlos por un año o dos o tres es equivalente a decirle a ese adolescente que debe usarlos por el resto de su vida. Ayuda a ese adolescente a comprender por qué cumplir con las reglas acelera el tratamiento y cómo puede aprovecharlo al máximo.

Recuerda que si necesitas asesoramiento extra, siempre puedes contar con la opinión y consejos directo de nuestros dentistas en León. Queremos que tus hijos tengan una bella y sana sonrisa. Por eso no dudes en agendar una cita ya y comenzar con el proceso.

Enviar Mensaje
¡Envíanos un mensaje!
Hola! Envíanos un mensaje y te responderemos a la brevedad posible.